El mundo del webcómic

Es sabido que la industria del papel está en crisis, y el cómic no iba a ser la excepción. Las dificultades para la publicación en papel y la escasa apuesta de las editoriales por los autores noveles hacen que aumente una nueva forma de publicación: el webcómic.

Los webcómics son aquellos tebeos publicados en la red, tanto los que lo hacen paralelamente en papel como los que se encuentran únicamente  en internet. Su acceso es libre y gratuito para todo el mundo, lo que permite a los autores la posibilidad de una gran difusión de su trabajo.

¿Las desventajas? Para el lector, seguramente el ritmo de publicación. Los dibujantes no pueden dedicarle la totalidad de su tiempo, lo cual lleva a una irregularidad en la publicación o a largos parones que parecen no terminar nunca. En algunos casos, también puede llegar a producirse el abandono del cómic y sus seguidores no llegarán a verlo jamás acabado.

No hay que olvidar que, salvo contadas excepciones, ninguno de los autores tiene la capacidad de vivir publicando por internet y no recibe ninguna retribución monetaria por su trabajo.

Si hablamos de webcómics, para mí hay una lista de imprescindibles totalmente recomendados para cualquier tipo de público. Evidentemente es una lista totalmente personal y he obviado algunos de los cómics con más repercusión en internet para introducir otros que, por su trama o dibujo, me resultan muy atractivos:

Juguetes de cuerda, de Mercurio.

Juguetes de cuerda, de Mercurio.

Juguetes de cuerda, de Mercurio.

La historia nos sitúa en la Inglaterra victoriana, donde nos encontramos con Vincent Scrivener, trabajador en una oficina de transportes, cuyo cuerpo se convierte en una maquinaria con sorprendentes facultades tras un extraño suceso. Desde entonces, se ve envuelto en una serie de persecuciones de alguien que trata de recuperar sus poderes. El cómic avanza con un ritmo lento, pero el diseño de los personajes y el dibujo es maravilloso, para mi gusto.

Actualmente se encuentra en un parón bastante serio, pero la autora ha aclarado que no lo va a abandonar, ya que se trata de su proyecto de fin de carrera. Sin embargo, se sigue actualizando como una serie de animación (se puede ver el proceso aquí).

El artista y la musa, de gurrupurru.

Ilustración para agradecer su seguimiento a los lectores

Ilustración para agradecer su seguimiento a los lectores

En contraposición con el estilo de dibujo de Mercurio, es la sencillez la que impera en El artista y la musa. Este webcómic se publica desde el año 2011 en Subcultura, con una evolución del dibujo más que evidente entre sus primeras tiras y las últimas y un ritmo de actualización regular.

Son el amor y el humor los que dominan sus viñetas. Tal y como su creador lo describe, se cuenta la vida en común de un dibujante perezoso y un torbellino con forma de chica. Una historia de amor enrevesado llena de situaciones absurdas e inquietantemente cotidianas.

Su autor es guionista de la también muy recomendable Beyond the Box.

No Pink Ponies, de Remy “Eisu” Mokhtar

Viñeta de No Pink Ponies

Viñeta de No Pink Ponies (click para agrandar)

Este webcómic está publicado originalmente en inglés, aunque cuenta con traducción al español en Subcultura.

Con más de trescientas tiras, el cómic se inició con una premisa sencilla: una chica, Jess, entra en una tienda de tebeos y se enamora perdidamente del dependiente. A Jess no se le ocurre ninguna buena idea para tratar de conquistarle, hasta que una amiga bromea diciéndole que podría abrir su propia tienda y contratarlo como trabajador.

Dicho y hecho:

Apertura de Chix Comix, la tienda de Jess.

Viñeta de No Pink Ponies, con la apertura de Chix Comix, la tienda de Jess.

A partir de aquí, la trama comenzará a complicarse con la aparición de nuevos personajes y situaciones que complicarán cada vez más si situación.

Sus viñetas están plagadas de referencias a películas y cómics, sobre todo en boca de los personajes de los amigos frikis que pueblan la tienda. Por otro lado, aunque el humor está presente en toda la obra, éste es más constante en un inicio y menos conforme avanza la historia y conocemos a los personajes.

Esta obra es otra de las víctimas de un largo parón de cerca de dos años, aunque parece que su autor se dispone a finalizarla.

Para finalizar, no puedo dejar de recomendar visitar Subcultura, una plataforma de publicación de webcómics en español (en la cual se encuentran las dos primeras obras mencionadas y también la traducción de la tercera). En ella publican una gran variedad de autores, así que invito a cualquiera que haya sentido interés por el tema a echarle un vistazo a los webcómics que allí se alojan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s