Flechas y Pelayos

Durante el régimen franquista, incluso antes de acabar la guerra civil, se pretendió influenciar ideológicamente a los niños, que el día de mañana serían los sustentadores del sistema. De esta manera, durante el periodo de finales de los años 30 y principios de los 40 proliferaron en España publicaciones con contenido político para niños, publicaciones tanto de signo de izquierda (La República) como de derecha (Falange, JONS). Una de las publicaciones más importantes y más leídas fue “Flechas y Pelayos”, dirigidos a niños del bando sublevado. ¿Cómo se llevó a cabo este intento de ideologización de la juventud?

Flechas y Pelayos es, en realidad, la fusión de dos publicaciones ya existentes: Flechas, que apareció el 5 de Noviembre de 1936, un semanario infantil de la Falange española, que el 11 de diciembre de 1939 se fusiona con la revista de misma índole, Pelayos, editada por la Junta Nacional Carlista desde diciembre de 1936. Esta fusión fue tardía respecto a la propia unificación de ambos partidos el 4 de abril de 1937. Hasta que el general Franco formó un gobierno en medio de la guerra no se unificaron ambas revistas, bajo la jurisdicción del Ministerio de Interior a fin de recuperar según se decía, “el sentimiento español, sus valores históricos, la causa confesional y las teorías sociales”. La revista fue bastante popular entre los niños y jóvenes, llegando a tener tiradas de doscientos mil ejemplares. Era editada en el territorio nacional, incluyendo las colonias que aún quedaban (Ceuta, Melilla, Tetuán,…).

La revista, impresa en blanco y negro excepto la portada o contadas páginas, mezcla cómics relativamente neutros con secciones fuertemente politizadas. También existían anuncios sobre campamentos de flechas u otras actividades para niños del partido y una sección donde los niños enviaban sus dibujos y poemas para la revista. Es significativo ver algunos ejemplos de esta poesía, que ensalzaba los valores propios de la ideología o criticaba a los antiguos republicanos:

AL CAUDILLO FRANCO:

Es nuestro Franco un Caudillo

es el más nobel español/ por esos los falangistas

cuando el movimiento estalló

se unieron todos a Franco

a vencer y a morir por Dios.

Y yo como soy un flecha

aunque tengo poca edad

también quisiera luchar

con los hombres de verdad.

Rafael Crespo Ortiz 11 años.

Núm.5 8-01-1939

                No siempre la publicidad de la ideología era explícita. Es decir, las secciones “Liturgia” o “Doctrina y estilo” ensalzaban la fe cristiana católica o a personajes concretos dentro del partido y la publicidad de los campamentos de flechas incluían fotografías y redacciones de niños que ya había estado, contando lo bien que se lo habían pasado. Sin embargo, en otras secciones como la de “Deportes” se dan pinceladas más sutiles, instaurando un culto al cuerpo y a la competición, al igual que la sección “Héroes de la patria” donde se narran las aventuras de un joven explorador que llega a América poco después del descubrimiento de Colón y se pierde con los indios, a los que acaba evangelizando. Es decir, en un sentido más amplio, se narran las aventuras de cuando España era “Una, grande y libre”.

                Flecha y Pelayos trataba de ser una publicación dirigida a toda la juventud, por lo que se creó el personaje de Mari  Pepa, dirigido a las niñas, que enseguida cobró gran popularidad llegando a tener libros propios y sobrevivir a la revista. En su sección había un relato sobre ella y su familia, un consultorio y trucos y manualidades, como cintas de pelo o cinturones.  No es un personaje politizado sino que trata más bien de adoctrinar a los niños, indicándoles que no sean mentirosos, que no hagan travesuras, etc., aunque se pueden ver rasgos de su ideología de manera indirecta, como la existencia de una niñera alemana primero y otra italiana luego. Mari Pepa también inculca a las niñas valores como la cocina, el cuidado de los niños y de la casa, la costura, etc.

                Incluso los pasatiempos y los cuentos escritos en la revista escondían un mensaje, más o menos sutil pero con ideas y valores en cualquier caso: amor a la patria, engrandecimiento de ésta, rechazo hacia los nacionalismos locales, racismo, militarismo…

                 Los cómics tienen más poder del que podamos creer, más allá de su papel como entretenimiento o rasgo distintivo de la subcultura.

Anuncios

Una respuesta a “Flechas y Pelayos

  1. ¡Buen artículo! Y sería interesante extrapolar esto a los tiempos actuales, ver qué valores se promueven en los cómics más populares… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s